Ven a admirar el bello trabajo de la naturaleza

Las Islas Baleares son famosas por su luz y por el sol mediterráneo que las inunda durante casi todos los días del año, pero existen en estas islas lugares de gran belleza a los que no llega la luz del sol. Se trata de las cuevas, templos de silencio esculpidos por el agua a lo largo de miles de años, dando lugar a caprichosas formaciones de estalactitas, estalagmitas e impresionante columnas, como resultado de la unión de ambos procesos naturales. ¿Te apetece conocerlas?

Empezando por Mallorca, la localidad de Porto Cristo ofrece dos de las cuevas visitables más grandes y espectaculares de la isla: las cuevas del Drach y las cuevas del Hams. Las cuevas del Drach abarcan una superficie de 1.200 m de longitud y 25 de profundidad, incluyendo en la visita a uno de los lagos subterráneos más grandes del mundo, el lago Martel, que podrás recorrer en barca. Además, en este lago, un grupo de músicos te obsequiarán con un concierto de 10 minutos de música clásica. El recorrido es perfectamente accesible y está estratégicamente iluminado, siendo apto para visitas familiares. Estas cuevas permanecen abiertas todo el año, con diferentes horarios según la época, y solo están cerradas el 25 de diciembre y el 1 de enero.

Las cuevas del Hams, son igualmente bellas y sorprendentes. En ellas, podrás realizar una visita guiada que te llevará a lugares tan mágicos como las Columnas de Sansón, las Llanuras de Fra Mauro, el Foso del Infierno o el Mar de Venecia.  Existen 4 horarios diferentes de visita, en función de la época del año.

Otras cuevas visitables de Mallorca son las de Artá, al noreste de la isla, las de Campanet al norte, en la ladera sur del Puig de Sant Miquel, y las de Génova, en Palma. Todas ellas reúnen alicientes suficientes para que te recomendemos su visita, tanto en pareja como en familia o con amigos.

En Ibiza, destaca la Cova de Can Marçà, en los acantilados del Port de Sant Miquel o Port Balansat, al norte de la isla. La visita guiada se compone del tramo de acceso por los acantilados y el recorrido por el interior, que dura unos 35 minutos. La Sala de Entrada, el Templo de Buda, la Sala de la Cascada y el Lago de los Deseos son algunos de sus ocultos secretos.

En Menorca, la Cova des Coloms, una “catedral” de 24 metros de altura, no dejará de impresionarte. Se encuentra en el barranco de Binigaus, en la localidad de es Migjorn. Puedes acceder a través de una sencilla excursión de 30 minutos que parte de la playa.

Por último, recordarte que conocer las entrañas de estas islas tiene su premio: las cuevas mantienen temperaturas constantes de entre 20 y 22 grados, de modo que su visita es agradable en cualquier época del año.

Para saber más

01

Cueva visitable Cuieram (Sant Joan de Labritja, menorca)

El santuario de la diosa Tanit.