Formentera

Toda Formentera es una postal. En unos pocos kilómetros cuadrados se aúnan todos los ingredientes para ser considerada un paraíso. Sus playas de arena resplandeciente contrastan con las aguas transparentes, donde habita la valorada posidonia. Podrás explorar la isla a pie, en bicicleta o moto, en busca de rincones secretos y bellos parajes donde perderte. Sus faros son un icono del Mediterráneo más puro, sus paisajes las mejores imágenes para recordar. Mercadillos hippies y monumentos megalíticos se funden en una isla que, aunque pequeña, ¡no te dejará indiferente!