Una Navidad en las Islas Baleares

Una Navidad diferente

Una Navidad diferente es aquella en la que la experiencia se vive al máximo, combinando cultura y gastronomía tradicional. Las Islas Baleares cuentan con una gran variedad de tradiciones que, al menos una vez en la vida, se deben experimentar. Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera. Las islas te llenarán de nuevas sensaciones y emociones a través de sus costumbres.


MALLORCA
Bajo el gran espíritu navideño que inunda la ciudad con el encendido de luces, se inician las fiestas de Navidad de Palma. La ciudad ofrece  una entrañable ruta de belenes, a través de la cual es posible disfrutar de un conjunto de exposiciones de pesebres realizados artesanalmente ofreciendo un amplio panorama de estilos y riqueza de detalles. Los belenes que se exponen se pueden visitar en diferentes instituciones, conventos, iglesias o centros culturales. Algunos de los más emblemáticos son el del Convento de las Capuchinas, el del Ayuntamiento de Palma, el del Palacio March o el de la Iglesia de Santa Magdalena. Además del tradicional nacimiento y llegada de los Reyes Magos, muchos representan escenas peculiares características de la isla como el Cant de la Sibil·la.


El Cant de la Sibil·la no se trata de un acontecimiento cualquiera, sino de un emocionante canto religioso de origen medieval que no deja indiferente a nadie. Como elemento principal de las Matines (Misa del Gallo)cada 24 de diciembre se puede ver el espectáculo navideño representado en prácticamente la totalidad de los municipios de Mallorca, siendo la Catedral de Mallorca y el Santuario de Lluc los lugares de mayor concurrencia.

Por su convergencia de tradición popular y música culta, el Cant de la Sibil·la fue declarado Bien de Interés Cultural Inmaterial y Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO el año 2010. Y es que el espectáculo cargado de sentimiento, introducido en Mallorca después de la conquista de Jaime I, profetiza la llegada del Redentor y el juicio final a través de un cántico en latín que desde el siglo XIII también se interpreta en la lengua catalana.

La representación es protagonizada por una sola persona de voz angelical y sin ningún tipo de acompañamiento musical exceptuando los preludios entre estrofa y estrofa, que viste con una túnica blanca y capa bordadas, y lleva una espada que suspende en el aire frente a su cara a lo largo de todo el canto.

Mallorca en diciembre: guía para visitarla



También se convierte en visita obligada, una ruta a pie  por el casco antiguo de Palma donde se ven fusionadas historia y tradición para dar a conocer la gastronomía navideña de la isla. Desde conventos como el de Santa Clara hasta los establecimientos más antiguos de la ciudad, familias y amigos tendrán la oportunidad de degustar y hacerse con productos característicos de esta época del año. Variedad de turrones artesanos, corazones de San Francisco, peix de pasta real, dulces de coco o galletas de canela, son algunas de las delicias que encontrarás por la ruta y sobre la mesa mallorquina. Durante las tradicionales comidas de Navidad la sopa rellena y la lechona son los platos por excelencia en las reuniones familiares.

Como despedida del año no hay nada como salir a las calles de Palma y disfrutar de la Noche de Fin de Año con los más queridos, las luces y los buenos deseos. La Plaza de Cort y el Paseo del Borne son algunos de los lugares donde se vive la tradición de tomar las uvas con las campanadas y donde recibir el año nuevo con buena música. Además y hablando de música, uno de los acontecimientos que cabe presenciar como celebración de la llegada del año nuevo es el concierto que ofrece la Orquesta Sinfónica de las Islas Baleares inspirado en el alegórico programa del concierto de Año Nuevo de Viena. 


MENORCA
La Navidad en Menorca viene precedida por unos personajes típicos, conocidos como los llumets, 4 duendes mágicos que, según cuenta la leyenda, viven en el islote de Colom, sobre las aguas de Mahón. Los llumets marcan el inicio de las fiestas de Navidad porque son los encargados de encender las luces que dan vida a las calles y plazas. Para verlos, los más curiosos se desplazan cada año a la Plaza de la Constitución de Mahón con la vista fijada en la fachada de la iglesia de Santa María, dado que los llumets salen por la torre del campanario, desde donde se descuelgan saludando a la gente y repartiendo dulces y golosinas.


La misión de los duendes no acaba aquí, sino que también se encargan de poner fin a las fiestas apagando las luces de Navidad, justo después del Día de Reyes. Tan pronto se despiden de los menorquines, vuelven al islote de Colom de donde vinieron, hasta las siguientes fiestas de Navidad.

Visitar los mercadillos y ferias de Navidad también es una agradable manera de disfrutar de estas fiestas, paseando entre paraditas de artesanía, comida tradicional, regalos y dulces típicos como el cuscussó, un postre de origen árabe; los pastissets, unas pastas con forma de flor de cinco pétalos o los amargos, dulces elaborados a base de almendras.

Las exposiciones de belenes también son una tradición navideña muy típica de Menorca que no dejan indiferente a nadie. Es el caso, por ejemplo, del de Santa Clara, en Ciutadella, realizado por las monjas del monasterio de Santa Clara y que año tras año consiguen sorprender los visitantes por su espectacular montaje. Otros belenes tradicionales se pueden visitar en la Parroquia Mare de Déu del Carme, en Mahón; en la Parroquia Santa Eulalia de Alaior o en la Parroquia de Sant Bartomeu, en Ferreries.

 ¡No puede faltar tampoco la fiesta de Fin de Año! Domingo 31 de diciembre se da la bienvenida al nuevo año celebrando las tradicionales campanadas en la Plaza de la Constitución de Mahón.  

Menorca en diciembre: guía para visitarla

IBIZA
Si Ibiza es una maravilla durante el verano... ¡el invierno lo es todavía más! En Navidad, Ibiza se convierte en un destino ideal para cualquiera que quiera pasar unos días llenos de eventos, tradiciones y cultura.Si hablamos de música tenemos que hacer una especial mención a las Caramelles de Navidad, declaradas Bien de Interés Cultural (BIC) desde 2005, porque probablemente sean la representación de referencia del cancionero pitiuso. Las Caramelles tratan de explicar el nacimiento de Cristo en forma de canción, acompañadas de unos instrumentos muy emblemáticos y tradicionales de las Pitiusas: la flauta, las castañuelas, el espasí y el tambor.



La música siempre acompaña estos días de Navidad, destacando la Audición de Navidad de la mano de la Escuela de Música de Ibiza, el Coro de la Ciudad de Ibiza, que también realiza un concierto de Navidad, y la Banda Sinfónica de la Ciudad de Ibiza, que siempre interpreta un repertorio especial durante estas fiestas.  

Para pasar un buen rato durante la tarde, visitar las exposiciones de los Belenes de Ibiza forma parte de la agenda de quienes quieran adentrarse en las tradiciones navideñas. La Parroquia de Santa Creu, la de Sant Pau o bien la de Sant Elm son algunos de los lugares donde se pueden ir a contemplar algunas de estas muestras belenísticas.

Ahora bien, si lo que se prefiere es saborear un plato típico de esta isla, no se puede obviar la Salsa de Navidad, elaborada con unos ingredientes muy característicos: pasta de almendras, azúcar, especias y caldo de carne, que le dan un sabor muy intenso pero delicioso. Es un plato que representa todo un símbolo para esta época del año, y se suele acompañar durante los postres, pero también se puede degustar durante el desayuno.

Ibiza en diciembre: una guía para visitarla

FORMENTERA
Formentera, el pequeño paraíso del archipiélago Balear se convierte en Navidad en un lugar idílico donde pasar las fiestas. Cada año se prepara un programa de propuestas muy especiales para disfrutar en familia. Siguiendo con la tradición tendrá lugar la inauguración del tradicional Mercado de Navidad, un mercado situado en la zona peatonal de la Plaza de la Constitución y donde diversos comercios y empresas locales montan sus puestos de venta con gran variedad de artículos.

Este mercado permanece abierto todos los días desde finales de noviembre y hasta el 6 de enero, y cuenta con conciertos y talleres para todas las edades además de actividades y juegos para los más pequeños y un concierto de Nadales populares. ( villancicos)

En cuanto a la noche de día 24, en las diferentes iglesias de la Isla como Sant Francesc, Sant Ferrán y La mola, se celebran las Matines (misa del gallo) donde se interpretan las emblemáticas Caramelles de Navidad, música tradicional de las Pitiusas representadas por hombres con acompañamiento instrumental y declaradas Bien de Interés Cultural (BIC). También se podrán disfrutar los días 25 y 26.

Otra tradición que no puede faltar es reunirse junto a amigos y familiares entrono a la mesa para disfrutar del tradicional menú de Navidad, que no deja indiferente a nadie: el Bullit de Nadal, un plato caliente elaborado con panceta y carne de aves de corral o cerdo, encabeza la comida. Del caldo excedente se extrae la conocida Salsa de Navidad o Mossona protagonista de los entrantes o los postres.

Formentera en diciembre: una guía para visitarla