Playa Port de Sant Miquel

Puerto natural de la costa norte con una larga playa de arena y todos los servicios

Éste es uno de los pequeños centros turísticos de ambiente familiar de la abrupta y sobrecogedora costa norte de Ibiza, donde la formación montañosa de Es Amunts se precipita sobre el Mare Nostrum con acantilados vertiginosos entre los que se abren maravillosas calas.

Port de Sant Miquel, también conocida como Port de Balansat, es una playa de arena gruesa de unos 100 m de longitud situada a solo 3,5 km de Sant Miquel. Desde la orilla contemplarás un hermoso puerto natural con varias casetas de pescadores, hoteles, apartamentos y restaurantes de prestigio donde degustar excelentes platos de pescado y marisco. También disfrutarás de la posibilidad de practicar deportes náuticos y realizar excursiones en barco por los alrededores. Sobre la arena se alquilan hamacas, sombrillas y velomares. 

Antiguamente, este puerto era un punto habitual de desembarco de contrabandistas, que ocultaban su mercancía en grutas como la enorme cueva de En Marçà, que puedes descubrir mediante una visita guiada. La carretera que discurre por el acantilado te permite llegar hasta la mítica Cala Benirràs, y en la misma bahía del puerto se abren las playas de Es caló des Moltons y Es Pas de s’Illa des Bosc. En el horizonte verás el islote de S’Illa des Bosc y la impresionante Torre de Balansat, antigua atalaya de vigilancia costera. Para llegar al Port de Sant Miquel desde Sant Joan solo debes seguir la señalización viaria y los desvíos, y podrás estacionar por los alrededores.