Productor local MESQUIDA MORA

Vinos procedentes de agricultura biodinámica

Bàrbara Mesquida Mora es la cuarta generación de una familia dedicada al vino. Su abuelo fue el primero en traer a Mallorca variedades foráneas como el chardonnay. Esas mismas vides, cultivadas según los dictámenes de la agricultura biodinámica, son hoy un pilar básico del proyecto Mesquida Mora, en Porreres.

Bàrbara Mesquida Mora ama las palabras casi tanto como la viña. Es filóloga y enóloga, de formación y de vocación. Por eso no es de extrañar que cada uno de los nombres que ha escogido para cada uno de los siete vinos de su bodega tenga una historia que contar. Comenzando por Acrollam, formado por las letras de Mallorca leídas al revés; es su manera de reivindicar la idiosincrasia de la isla interior, la de los pueblos alejados de la costa, como Porreres, donde nació, donde vive y donde crecen sus viñas. “Nací en un paraíso, soy una afortunada”.

En 2012 Bàrbara empezó su propio proyecto vitivinícola, Mesquida Mora, reivindicando sus dos apellidos como declaración de principios, consciente de que es como es por lo que ha vivido. Porque nada pasa de manera accidental; somos una coincidencia de hechos en el tiempo. De ahí el nombre de Sincronía - blanco, rosado y tinto- para su gama de vinos jóvenes, elaborada con variedades autóctonas, como el prensal, y foráneas, como el chardonnay, variedad que su abuelo plantó en la isla, por primera vez, hace más de 40 años, y hasta hoy.

No sabemos si Bàrbara se ve reflejada en la mujer de la etiqueta del Acrollam blanco, que se lanza, sin miedo, a un mar de olas, pero podemos intuir que sí. Este “jugo de uva fermentado”, como lo describe la enóloga, está elaborado solo con las variedades autóctonas prensal y giró, sin sulfatos añadidos.

En las 20 hectáreas de viñedos de Mesquida Mora se siguen los dictámenes del cultivo biodinámico, para que las viñas no pierdan su conexión biológica con el entorno. No utiliza herbicidas ni pesticidas ni abonos químicos de síntesis; la vegetación crece libre entre las cepas, la viña se cuida con plantas medicinales y la luna rige los días y las noches de labranza.

Bàrbara nos invita a ver el mundo desde otra perspectiva, como subidos al globo de la etiqueta del Acrollam rosado, elaborado con las variedades foráneas de las viñas más viejas de cabernet y merlot de Malllorca.

“No hay mejor acción que poder acercar a la gente allí donde se producen nuestros vinos; poder abrir las puertas de nuestra casa”, confiesa, y aplaude la esencia de la venta directa, porque le da la oportunidad de explicar, de primera mano, qué hay detrás de cada etiqueta.

La joven enóloga necesitaba un Sòtil (un techo) y un Trispol (un suelo) que le dieran refugio y fortaleza al iniciar su propia aventura. Hoy, a pesar de las dificultades diarias del vitivinicultor, encuentra motivos para seguir avanzando. “El vino me hace reír, llorar y emocionarme; es el síntoma de que estamos vivos”.

Dirección:
Pas des Frare s/n
07260 Porreres

E-mail:
info@mesquidamora.com

Web:
http://www.mesquidamora.com/

Teléfono:
+34 971 64 71 06