Producto de la tierra Oliaigua de Menorca

La versátil sopa de verduras incluida en la antigua gastronomía del campo menorquín

El Oliaigua es un plato tradicional menorquín que se suele comer con diferentes guarniciones, fría o caliente según la estación del año. Su nombre se debe a la mezcla de aceite (oli) y agua (aigua).

El Oliaigua era un plato muy apreciado por los payeses, lo solían tomar para desayunar, ya que les aportaba toda la energía que necesitaban para trabajar en el campo a pleno sol. Al principio, este humilde plato se preparaba solamente con aceite, agua, algún vegetal y pan.

La receta actual del Oliaigua se elabora con tomates, cebolla, ajo, pimiento verde, aceite, agua y pan. Lo ideal es tomarla con la guarnición de verduras de temporada, en verano se toma fría y se suele acompañar con higos o melónun contraste de dulce y salado que encanta a los menorquines y a sus visitantes. En primavera son los espárragos los que aportan el toque mediterráneo y en invierno se toma caliente, con patatas fritas, cebolla, huevo o encurtidos. El pan no puede faltar y es preferible que tenga varios días y si es tostado mejor.

Encontrarás esta peculiar sopa en la mayoría de restaurantes y bares durante todo el año. Si su sabor te ha conquistado también la puedes preparar en casa, ¡es un plato muy sencillo!

Sofríe en una cazuela la cebolla y el ajo hasta que estén transparentes, añade el pimiento e incorpora el tomate, adereza a tu gusto. Cuando el sofrito esté jugoso añadir agua, es muy importante que no hierva, solo te queda añadir el pan y disfrutar de este manjar balear.

¡No te olvides de acompañarla con un buen vino menorquín!