Cala Can Curt

Disfruta de una playa solitaria con vistas al archipiélago de Cabrera

Cerca del núcleo turístico de la Colònia de Sant Jordi se encuentra esta cala de arena y rocas, donde el único rastro humano que contemplarás son algunas casetas de pescadores o escars en las que se guardan embarcaciones y artes de pesca.

Un rincón tranquilo, a menudo solitario, coronado por el pequeño islote de Can Curt, a cuyo alrededor descubrirás, con gafas de buceo, espectaculares fondos marinos. Desde la orilla, de unos 70 m de longitud por 10 m de anchura, contemplarás magníficas vistas al archipiélago de Cabrera, formado por 18 islas e islotes, declarado Parque Nacional Marítimo-terrestre. La playa forma parte de la Reserva Marina del Migjorn de Mallorca, que se extiende desde el cabo o Cap Blanc hasta el de Ses Salines, donde se yergue un faro que indica el sur a los navegantes. Carece completamente de servicios, por lo que no olvides llevar agua potable y un picnic. Si te apetece caminar, con calzado adecuado puedes realizar una agradable excursión por la costa, de unos 8,5 km de recorrido, desde la Colònia de Sant Jordi a Cap de Ses Salines, atravesando las playas de Es Dofí, Es Carbó, Cala En Tugores, En Curt y Es Caragol. 

Para llegar a Can Curt desde Campos (a 19,9 km) o desde Ses Salines (a 8,1 km) debes seguir las indicaciones hacia la Colònia de Sant Jordi y circular por la Avenida del Marquès de Palmer hasta la calle Figueres, donde deberás estacionar tu vehículo y seguir a pie un sendero que lleva a la playa de Es Dolç; desde aquí deberás caminar hacia la izquierda durante unos 10 minutos hasta llegar a Can Curt.