Ibiza, la isla submarina

Abrigados por los campos de Posidonia, los fondos marinos de Ibiza son templos de color azul que dan vida a miles de especies.

Con doscientos kilómetros de costa y con una decena de islotes de gran belleza como Sa Conillera o Ses Margalides, Ibiza es una referencia mundial para los que buscan disfrutar del buceo con botella. Una isla submarina que esconde tesoros increíbles llenos de vida y de la más pura esencia mediterránea.

Siguiendo los pasos del Don Pedro
Aunque son diversos los escenarios submarinos que cobran vida en Ibiza, el que da cobijo al Don Pedro es uno de los más populares.
Hundido en aguas de Ibiza en el año 2007, el Don Pedro es uno de los principales reclamos para los buceadores que visitan la isla. Con cuatro posibles inmersiones a elegir, esta ruta de buceo asegura escenarios de increíble belleza y auténticos tesoros submarinos a más de 30 metros de profundidad.
 
Uno de los episodios marítimos más destacados en la historia reciente de Ibiza fue el hundimiento del Don Pedro, un barco de la compañía Iscomar que pasó a formar parte del reino submarino de la isla pitïusa tras chocar contra el islote de Dado Pequeño.

Convertido en un auténtico tesoro bajo el mar, la visita al que es el pecio más grande de Europa es todo un reclamo para los buceadores más experimentados que buscan algo totalmente diferente. Un escenario submarino con una visibilidad única que se mantiene intacto gracias a la protección de los campos de posidonia.

Envuelto en posidonia, lleno de vida marina y con la mayor parte de su casco situado a más de cuarenta metros de profundidad, la ruta submarina del Don Pedro está recomendada para buceadores experimentados en paseos submarinos con botella. Con más de medio centenar de inmersiones al mes, esta opción es -sin duda- la más demandada en Ibiza.


La Cueva de la Luz y las Columnas de Hércules, dos reinos submarinos
Bañada por el azul turquesa de las aguas ibicencas, esta ruta es todo paseo submarino por cuevas luminosas y paisajes impresionantes. 
Con varios niveles de dificultad, la ruta submarina de Cueva de la Luz y las Columnas de Hércules nos acerca a un mundo maravilloso en el que descubrir toda la magia de unos  fondos marinos de la isla de Ibiza que se nos presenta en forma de cuevas y pasajes luminosos.

La segunda parada en nuestro itinerario submarino por Ibiza nos lleva directos a dos de las zonas de buceo más bonitas del territorio pitïuso: la Cueva de la Luz y las Columnas de Hércules. Dos itinerarios ubicados entre el puerto de Sant Miquel y Sant Antoni de Portmany que, aunque puede disfrutarse por separado, unidos dan lugar a una experiencia submarina altamente recomendable.

Los bonitos acantilados de Cap d´Albarca son los encargados de darnos la bienvenida a esta zona de buceo a la que tan sólo se puede llegar con la ayuda de una embarcación. Sus aguas templadas, su visibilidad excepcional y sus diferentes grados de dificultad la convierten en un punto destacado sin igual dentro del itinerario submarino de Ibiza.

Y si bien el paso submarino por la Cueva de la Luz nos adentra en un mundo sin igual lleno de luz en el que color y la vida son más notas dominantes, las Columnas de Hércules nos regalan un espacio sin igual para disfrutar del buceo a botella en un espacio diáfano custodiado por grandes columnas naturales adornadas por colonias de pólipos rojizos.


Las Gorgonias, la ruta submarina de Ses Bledes
A unas seis millas de Sant Antoni se encuentra el área de Las Gorgonias, una profunda ruta submarina llena de un colorido natural único. 
Aunque en los manuales tradicionales de buceo se refieren a ella como la Bleda menor, esta zona natural cercana a Sant Antoni es conocida por los buceadores como “Las Gorgonias”. Un nombre ya aceptado por los locales que viene dado por la abundante presencia de esta colonia animal marina.
 
Más allá de los campos de posidonia y de barcos hundidos como el popular Don Pedro, los fondos marinos de Ibiza son color en estado puro. Unas tonalidades que poco tienen que envidiar a las aguas del mar Caribe y que alcanzan su máximo esplendor en zonas de buceo como Las Gorgonias. Un área que regala inmersiones sensacionales y que tiene como principal reclamo el paseo entre cientos de gorgonias de colores.

El simple hecho de llegar en barco a esta zona de buceo ya es toda una experiencia y es que Las Gorgonias se encuentra en el corazón de Ses Bledes, un archipiélago que queda ubicado a unas seis millas de distancia de Sant Antoni y que ofrece inmersiones de hasta cincuenta metros de profundidad.

 Aunque muchos prefieren ir por libre, para disfrutar al máximo de la experiencia es recomendable contar con el apoyo de buzos locales que nos indiquen el punto exacto en el el que quedan localizados los principales reclamos submarinos.


Una última parada en Sa Conillera
Nuestra última parada tiene lugar en Sa Conillera, una zona de buceo cercana a las aguas de la capital llena de escenarios submarinos dignos de película.
Habitual en los buceadores reincidentes que tienen Ibiza como punto referente, Sa Conillera es una zona submarina llena de vida y de rincones únicos. Una ruta bajo el mar cuyas profundidades alcanzan los veinte metros y que tiene como punto destacado la formación rocosa de la Conillereta.

Ningún viaje que tenga como objetivo disfrutar de los fondos marinos de Ibiza debería llegar a su fin sin un paseo submarino por la que es una de las zonas míticas de la isla de Ibiza: Sa Conillera. Situada a muy poca distancia del puerto ibicenco de Sant Antoni y rodeada por aguas de intenso color azul, Sa Conillera regala escenarios llenos de vida animal y vegetal a los que se puede acceder con relativa facilidad.

Aunque el área de buceo es bonita en su totalidad, no hay que olvidar que su principal reclamo es la Conillereta, una formación rocosa situada a muy poca distancia del faro de Sant Antoni en la que dar con amplias zonas azules en las que bucear al abrigo de los bancos de peces y de la posidonia más auténtica.

La temperatura templada de sus áreas (algo habitual todo el año) y su excelente visibilidad hacen que la ruta submarina por Sa Conillera sea perfecta para todos aquellos que quieren conocer de cerca la flora y la fauna más auténtica y bonita de nuestro Mar Mediterráneo: desde frondosos campos de posidonia a los bancos de barracudas.