Mirador Son Marroig

Vistas a sa Foradada

Sa Foradada es una península de la Sierra de Tramuntana, en el término municipal de Deià. Recibe este nombre por el impresionante agujero que la atraviesa, de unos 18 m de diámetro, visible desde distintas parte de la sierra. El mejor lugar para contemplarla es el mirador de Son Marroig, sobre todo durante la puesta de sol. Una estampa romántica e intensa de la isla de Mallorca.

Existen varias anécdotas sobre la figura del Archiduque Lluís Salvador de Austria, un enamorado de Mallorca que adquirió, entre otras, las possessions de Son Marroig y el antiguo monasterio de Miramar. Una de ellas sostiene que cuando el archiduque compró la finca de Son Marroig, que incluía la península de la Foradada, alguien le dijo que había pagado un precio abusivo por la misma. Pero él respondió que con lo que le había costado no había ni para pagar el agujero de Sa Foradada.

Fue el archiduque quien mandó construir el camino que une Son Marroig con Sa Foradada, así como un pequeño muelle para poder amarrar su magnífico velero Nixe.

En este paraje se produjo una conocida batalla: en 1582, ciento cincuenta corsarios norteafricanos fueron derrotados por sólo cincuenta cristianos bajo las órdenes de Mateu Sanglada. A consecuencia de esta y otras numerosas incursiones, se decidió construir un sistema de torres de defensa, como la Torre de Sa Pedrissa, para proteger las costas.