Producto de la tierra Crespells

Tradición familiar en la Pascua mallorquina

Los crespells son unas deliciosas galletas de diferentes formas y tamaños, que se comen durante todo el año, pero tradicionalmente es en Semana Santa cuando familia y amigos se reúnen para prepararlos.

Junto con los robiols y las panades forma parte de la gastronomía tradicional de Semana Santa, aunque se cree que el origen de estas ricas pastas es judío, de ahí que su forma más típica sea la flor de seis pétalos, el mismo número de puntas que la estrella de David.

Actualmente sus formas son variadas; estrellas, corazones, flores, peces y con diferentes grosores, en el municipio de Manacor y otras localidades del levante existe una variedad de crespells con un grosor más fino y con formas humanas a los que llaman senyorets (señoritos).

Los crespells son un dulce que puedes encontrar durante todo el año en panaderías, pequeños comercios, cafeterías y en la época de Pascua en casi todos los hogares de la isla.

Para elaborar estas deliciosas pastas necesitas, ralladura de limón y medio vaso de zumo de naranja, medio vaso de aceite, 100 gramos de manteca de cerdo, harina, 200 gramos de azúcar. No te olvides elegir productos locales, como las naranjas de Sóller o el aceite mallorquín, recomendado para repostería para conseguir el auténtico sabor balear.

Después solo hay que mezclar los ingredientes hasta obtener una masa homogénea. Ayúdate de un rodillo para conseguir el grosor que deseas, y después ya puedes cortar la masa con los moldes de la forma que más te guste y hornear durante unos veinte minutos. Para terminar, espolvorea los crespells con azúcar glas y listos para comer.

¡Una forma diferente de saborear la cultura mallorquina!